Vacunas Caninas

Las vacunaciones enseñan al sistema inmune a reconocer y responder rápidamente a ciertas infecciones antes de que puedan causar una seria enfermedad. Contienen cepas de virus y bacterias inofensivas de las que tu perro necesita defenderse. Muchas de las enfermedades por las que se les vacuna no tienen una cura específica, y el tratamiento sólo mantiene al animal hasta que su sistema inmune pueda reaccionar y defenderse contra la enfermedad. Los últimos avances en tecnología las hacen más seguras que nunca y pueden proteger contra cada vez más enfermedades.

¿Cuándo vacunar?

Las vacunas son usadas en cachorros desde las seis semanas de vida;  luego,  una doble dosis es suministrada con 2-4 semanas de intervalo y se aplica un refuerzo anual para mantener a su sistema inmune en máxima alerta. Es esencial asegurar que tu cachorro cuente con todas sus vacunas antes de que tenga contacto con otros perros ya que pueden ser portadores de enfermedades potencialmente mortales.

¿Qué enfermedades están cubiertas por las vacunas a parte de la rabia?

Parvovirus Canino: Es una enfermedad agresiva que ataca el sistema inmune y a las células que cubren los intestinos, causando serios vómitos y diarrea sanguinolenta que pueden llegar a ser fatales. Los cachorros sin vacunas son especialmente susceptibles.

Distemper Canino: Ataca al sistema digestivo, respiratorio, nervioso y es usualmente fatal.

Hepatitis Infecciosa Canina: Ataca rápidamente al hígado, pulmones, riñones y ojos. Muchos casos son fatales sin embargo algunos pacientes se logran recuperar.

Virus de Parainfluenza Canina: Este virus es un componente importante de la “toz de la perrera”, una infección altamente contagiosa del tracto respiratorio superior que causa una estridente toz seca.

Leptospirosis: Esta enfermedad es causada por bacterias de la familia leptospira. Dos tipos de enfermedad son vistas pero contra ambas hay protección. El primer tipo es transmitido por el agua contaminada con orina de ratas infectadas y puede afectar al ser humano por lo que es importante no dejar el agua ni la comida del perro en lugares abiertos durante la noche, ya que donde la rata come también defeca y orina. El segundo tipo proviene de la orina de perros infectados. Aunque se puede utilizar antibióticos para tratar la Leptospirosis, muchos casos pueden ser fatales o causar daño severo a los riñones e hígado de por vida.

¿Por qué mi perro necesita un refuerzo anual?

Aunque algunos componentes de las vacunas estimulan una inmunidad de largo plazo que puede durar algunos años, la mayoría no lo hace por lo que un refuerzo anual es esencial para asegurar una protección efectiva. El intervalo específico entre vacunas de refuerzo varía de acuerdo a qué producto se utilice;  por lo que es importante consultar a su veterinario para saber las necesidades específicas de su perro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s